La biotecnología al servicio del Control de Plagas

Comunicaciones SSAYS
22 Sep. 2021

Uno de los avances científicos más relevantes que se han dado en este campo de la biología molecular en los últimos 20 años lo constituye el descubrimiento de un mecanismo de regulación de la expresión genética, el ARN de interferencia (ARNi).

Desde que se conoció este mecanismo se han realizado diferentes investigaciones enfocadas, principalmente,
a explorar las potenciales aplicaciones que tendría en el desarrollo tecnológico de otras áreas de la ciencia aplicada. Entre ellos, el interés para su empleo en el control de plagas se hizo notorio a través de múltiples investigaciones. Los ensayos utilizando técnicas de modificación genética para desarrollar plaguicidas que explotan un proceso celular con el fin de desactivar o “silenciar” genes que son esenciales para la supervivencia de los insectos, se encuentran en crecimiento en el sector agrícola.

Los expertos apuestan a que se podrían hacer pulverizaciones de ARNi sobre las hojas de un cultivo. Después de que la plaga ingiere las hojas, el ARN interferente ingresa al estómago del insecto y silencia un gen que es esencial
para la división celular, luego de lo cual, la plaga no puede producir nuevas células funcionales y muere.

Esa molécula intercepta y destruye las informaciones celulares transmitidas por el ARN en el interior de la célula antes de que puedan procesarse y originen proteínas. De ese modo, el proceso de expresión génica que dependía de los datos contenidos en aquél ARN no podrá llevarse a cabo. Un paso después de comprobada su viabilidad de la tecnología en las plagas de la producción, los ensayos en plagas urbanas aguardan su turno.
Si bien, en la mayoría de los casos, se busca producir una mortalidad significativa en el insecto plaga, también es útil
escoger genes relacionados con desarrollos que hagan inviables al insecto.

Por ahora, los estudios actuales han logrado describir una pequeña parte del mecanismo molecular, celular y sistémico que regula el silenciamiento génico; descubrimientos que han servido para estudiar y conocer la función de cientos
de genes de interés. Ese conocimiento, ha permitido manipular la expresión de esos genes en favor del desarrollo de
nuevas estrategias de control de plagas; no obstante, se requiere comprender mejor las variaciones del mecanismo
entre los diferentes órdenes de insectos y aun entre genes.

A pasar del camino que aún queda por recorrer, los especialistas apuestan a que la tecnología esté disponible en los próximos 6 a 7 años.

Post Anterior

5 razones para comenzar a reciclar

Post Siguiente

ISO 9001: 2015 ¡Recibimos nuestra recertificación!