La importancia del control de plagas en casas u oficinas

Las plagas urbanas son responsables de innumerables perjuicios tales como la propagación de enfermedades, picaduras y dermatitis, alergias, daños económicos por consumo en mercancías, roeduras en techos, suelos y cableados, así como la contaminación en alimentos. Entre las principales plagas presentes en el medio urbano se encuentran: roedores, cucarachas, moscas domésticas, mosquitos, termitas y chinche de la cama. En lugares de trabajos, oficinas o industrias, estudios revelan que hasta un 30 por ciento puede representar la merma en las utilidades de una compañía que tenga un mal manejo de control de plagas y entre éstas destacan los roedores, las cucarachas, la mosca y los mosquitos.

El objetivo del control de plagas urbanas es la mejora del bienestar de los residentes urbanos, la reducción de las enfermedades transmisibles, el mantenimiento de ambientes sanos, la creación de infraestructuras urbanas que reduzcan los riesgos, así como la reducción de la exposición a contaminantes biológicos, físicos y químicos y de sus efectos sobre la salud en el ambiente laboral y en la comunidad. En este sentido, y en relación con el control de plagas, es necesario diseñar programas de control adecuados contra aquellas especies que adquieren la consideración de plaga. Dadas las características de los ambientes urbanos en los que se produce una convivencia casi permanente entre el ser humano y estas especies animales, la adopción de un programa de lucha racional que permita reducir o eliminar la incidencia de estas plagas resulta imprescindible. Se analizan los criterios básicos para el diseño racional de programas de control que minimicen no sólo las consecuencias negativas que se derivan de las plagas, sino también los riesgos derivados de la aplicación de medidas para su control.

Post Anterior

¿Por qué es importante fumigar?

Post Siguiente

Importancia del protector facial en el transporte público